Opinión: Hugo Chávez se marcha

Hugo Rafael Chávez Frías.
Gubidxa Guerrero 

[Texto publicado en Enfoque Diario, el miércoles 6/Mar/2013]

Sólo la muerte pudo derrotar a este luchador incansable. Nacido en una familia humilde en la pequeña ciudad de Sabaneta, Hugo Chávez Frías fue de formación militar. Su trayectoria es de sobra conocida. Va desde la organización de un fallido golpe de Estado en 1992, pasando por su liberación y posterior incursión política con un discurso esperanzador, hasta su gobierno de catorce años.
     Venezuela era un país desconocido para la gran mayoría. Fuera de los certámenes de belleza en que sus representantes competían por los primeros lugares, nunca trascendió en el plano geopolítico. Hasta que llegó Chávez…
     Demonizado como pocos, logró erradicar el analfabetismo. Redujo enormemente la desigualdad, y aprovechó los ingresos petroleros para impulsar programas sociales enfocados a las personas de más bajos recursos económicos. Asimismo dio un paso significativo en la integración de los pueblos de América Latina; proceso que sigue su curso.
     Su Gobierno soportó un severo revés cuando, a dos años de haber iniciado, sufrió un golpe de Estado que lo sacó del poder por un par de días. Luego de su espectacular regreso, Hugo Chávez no mostró el revanchismo que sus aliados esperaban y que sus adversarios temían. Pudiendo ―como en otros regímenes― perseguir cruelmente a sus opositores, éstos recibieron penas bajísimas en proporción a los delitos que se les imputaban; tanto así que hoy continúan liderando la oposición… 
     Acusado de “tirano” por sus enemigos políticos, es el mandatario latinoamericano contemporáneo que ha participado en más elecciones. Todas ellas bajo supervisión internacional. 
     La figura del Comandante Hugo Chávez brilla con luz propia. Con un estilo cercano, pero distinto en aspectos esenciales, de sus pares cubanos Fidel y Raúl Castro, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela permitió la libertad de prensa (aunque las publicaciones de algunos medios rayaran en la injuria) y los partidos de oposición. 
     Ayer martes 5 de marzo de 2013 dejó de existir. Apenas el domingo pasado yo había encontrado un viejo cuaderno de notas. En él estaba escrito: «"Creo que es mejor morir en la batalla, que mantener una bandera revolucionaria muy alta y muy pura, y no hacer nada...". Hugo Chávez (La Jornada. 17/Agosto/2004)». Proseguía con unos párrafos de mi puño y letra con las siguientes anotaciones:
     «Martes 17/Ago/2004.- Apenas ayer en la madrugada terminaron de votar las últimas personas en Venezuela, en la que fue una jornada cívica y revolucionaria. 
     Las revoluciones pueden, entonces, legitimarse con medios manipulados generalmente por los que siempre roban y matan. Aunque esto se haya visto en otros momentos de la historia, es esperanzador conocer sobre estos hechos. Cuando el pueblo está consciente de su Revolución y está con ella, el pueblo mismo la defiende con las armas necesarias: las urnas o los rifles. 
     Hugo Chávez ha logrado lo que parecía imposible: derrotar a los del poder con sus mismas armas, y legítimamente. Aunque desde hace varios años he seguido con interés su trayectoria, y aunque tampoco dormí cuando el golpe de Estado ―y escuché en vivo su primer discurso una vez restaurado por su pueblo― hasta ahora veo en él a un verdadero estadista. Hoy para mí trascendió el límite de la política y se incrustó en los anales de la historia».
     Larga vida al Comandante Hugo Chávez, pues hombres como él no mueren.