Opinión: La disputa por Juchitán


Juchitán tiene muchas posibilidades de ser
recuperada por la alianza PAN-PRD.
Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario el viernes 26/Abr/2013]  

La carrera por las alcaldías municipales está a punto de comenzar. Y dentro de las competencias que presenciaremos en toda la región istmeña, llama mucho la atención la que se efectuará en la ciudad de Juchitán.
     La población zapoteca más grande de la actualidad es un termómetro político en el Estado de Oaxaca. En las urnas electorales (y en las mesas cupulares de negociación) se dirimen viejas disputas por el presupuesto del ayuntamiento, que es cuantioso.
     Cientos de millones de pesos se asignan trianualmente al municipio juchiteco para realizar obras públicas como alumbrado, pavimentación, drenaje, etc. Existen, además, otros rubros que disponen de suficiente dinero para funcionar.
     Aparte de ese aspecto, el peso político de Juchitán es mucho. Baste recordar que en su seno han surgido movimientos políticos importantes desde tiempos remotos. 
     La pregunta que en encuentra ahora en el aire es: ¿quién ganará la contienda por la presidencia municipal?
     El escenario: hoy gobierna Juchitán Daniel Gurrión Matías, miembro de una importante familia de empresarios. Dicho personaje pertenece al Partido Revolucionario Institucional (PRI). No obstante, en el último cuarto de siglo han despachado en el Palacio Municipal políticos coceístas como Oscar Cruz, Héctor Sánchez, Alberto Reyna Figueroa, Leopoldo De Gyves, Mariano Santana o Roberto López Rosado. 
     Hay pues, básicamente, dos grandes polos antagónicos: PRI y la denominada COCEI. Unidos, nadie detiene a los coceístas; pero fraccionados la cosa no es igual.
     Los dirigentes históricos ya fueron alcaldes. Y de la “nueva generación” destacan los hijos o sobrinos de los líderes. Ello da una imagen caduca a la COCEI, ramillete de organismos que tampoco han dejado de implementar viejas prácticas nocivas, como cierres carreteros y tomas de oficinas o --una de las peores-- invasiones de terrenos. Pero el PRI no está mejor. Su cúpula continúa viviendo de las viejas glorias de mediados del siglo pasado, cuando sólo su voz contaba en Juchitán…
     A pesar de todos los pronósticos adversos, continúo pensando que en Juchitán ganará la alianza PAN-PRD, tal como lo anuncié en enero, y pese a que la situación de hace tres años parezca repetirse (el trienio pasado también se promovió la división al interior de la COCEI, sólo que en aquella ocasión fue Héctor Sánchez al frente y ahora será Saúl Vicente). Y creo que será así porque hay muchos compromisos qué cumplir y muchas piezas del tablero de ajedrez en todo el Estado qué mover. Juchitán es apenas un alfil que hace mucho decidieron mover en determinada dirección…