Ante la queja, la descalificación…

Descalificaciones en el Muro de un líder estudiantil
Gubidxa Guerrero 

[Texto publicado en Enfoque Diario, el lunes 2/Dic/2013] 

El jueves 28 de noviembre se dio a conocer el caso de una joven universitaria, estudiante del primer semestre en la Escuela Normal Urbana Federal del Istmo (ENUFI), que presentó una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por discriminación y violencia verbal y sicológica. 

Rosa Beatriz Morales Ruiz se cansó de sufrir hostigamiento, desde el primer día de clases, por parte de sus compañeros de aula, sólo por declarar que no participaría en bloqueos carreteros, tomas de caseta y manifestaciones que afectaran los derechos de terceros; situación que fue oportunamente denunciada con sus profesores.

Ante la indiferencia inicial, decidió presentar un documento a la Academia de Primer Semestre de la Normal, con sede en Ixtepec, donde describía el contexto y emitía una serie de propuestas para resolver el caso: 1.- copia del Acta de sesión de Academia del día martes 12 de noviembre del 2013, donde consta su petición verbal; 2.- debido a que algunos profesores utilizan grupos de Facebook, de los que ―alega― sus compañeros la excluyen, que cada uno de sus catedráticos enviara las herramientas académicas y/o peticiones de trabajos directamente a su correo electrónico, o entregados en físico para su reproducción; 3.- que la relación fuera directa alumno-profesor, puesto que no hay necesidad de intermediarios, y menos si éstos la discriminan (como el caso del jefe de grupo Felipe García Orozco); 4.- pidió también que los profesores evitaran cualquier tipo de agresión contra ella, mientras se encontraran en clase, y que pusieran orden en el aula; y 5.- de la misma manera que hizo llegar sus inconformidades y sus propuestas, solicitó que la Academia le respondiera de forma escrita. El documento está fechado el viernes 15 de noviembre y cuenta con varias firmas de recibido. Hasta el viernes 30 de noviembre no había obtenido respuesta…

Lo más alarmante, independientemente del hostigamiento y la violencia, es que el día en que ella hizo pública su queja ante la CNDH, varios alumnos de la ENUFI comenzaron a descalificarla abiertamente en Facebook, confirmando con sus comentarios lo que Beatriz Morales había expuesto en su denuncia: cerrazón, hostigamiento, presiones y amenazas por negarse a participar en actividades “sindicales” (es absurdo llamar a las movilizaciones de los alumnos de esta manera, debido a que todavía no son trabajadores de la educación y, por tanto, no pertenecen al SNTE).

Alumna de la ENUFI en la CNDH
Corrigiendo su ortografía, para fines de comprensión, citaré extractos de mensajes públicos emitidos el jueves 28 de noviembre: “Hay niña, qué mal plan el tuyo, pero déjame decirte una cosa: hagas lo que hagas, traigas a Obama, o a Peña Nieto, o a quien tú quieras, las cosas en la ENUFI nunca van a cambiar […] La gente que comenta, e incluso tú, son personas ajenas e ignorantes, que no conocen el sistema de la institución; así que tú solita te estás poniendo la soga al cuello”. En una conversación pública en el Muro de Oscar Jesús Rodríguez Fratiní, quien se ostenta como Asesor del Ceneo, Ex-Secretario General en ENUFI y Representante permanente de la ENUFI en la Coordinadora Estudiantil Normalista del Estado de Oaxaca-CENEO, escribieron: “¿Qué tanto pancho está haciendo esta vieja, pues?”; “Exijan su expulsión”; “Muy buena idea”; “¡Sobresale de todos por su manera de vestir!”; “Que se vaya de una vez a la 59” (este comentario es del titular de la cuenta, Rodríguez Fratiní); “Corriendo para que la agarren los de la 22 con palos y piedras”; “Hagamos una hoguera con charros y traidores”. 

Enumerar todos los mensajes vejatorios sería imposible en esta columna. No obstante, por los que acabo de transcribir podemos hacernos una idea del ambiente que priva en esta escuela formadora de profesores. Por ello cabe el siguiente comentario: si esto le escribieron en Facebook a la vista de todos, y a pesar de que ella ya había presentado una queja ante Derechos Humanos, ¿qué agresiones no estará sufriendo esta muchacha de 19 años al interior de la ENUFI? Por tal razón decimos que no sólo es necesario, sino ¡urgente! que la CNDH tome cartas en el asunto y detenga esta peligrosa situación. Por el bien de la integridad de esta joven estudiante. 

Oficio entregado por Beatriz Morales a la Academia de Primer Grado de la ENUFI,
fechado el 15 de noviembre de 2013